TS 12 | Sobre el dibujo

Otra de las tareas de semana era leerse unos capítulos del libro Sobre el dibujo de John Berger.

De ellos, yo he extraído las siguientes frases e ideas interesantes.

Dibujo del natural:

Para el artista dibujar es descubrir.

Un dibujo es un documento autobiográfico que da cuenta del descubrimiento de un suceso, ya sea visto, recordado o imaginado.

Lo que había dibujado cambió toda la página, del mismo modo que el agua de una pecera cambia en cuanto metes un pez en ella. A partir de ese momento uno ya solo mira al pez. El agua pasa a ser simplemente la condición de su existencia y la zona en la que puede nadar.

Mi tarea ahora consistía en coordinar y medir, […] medir por el ritmo, el volumen y el desplazamiento.

Vi y reconocí unos hechos anatómicos bastante comunes, pero el caso es que también los sentí fisicamente, como si, en cierto modo, mi sistema nervioso habitara también su cuerpo.

Entonces, el dibujo alcanzó enseguida su punto crítico, lo que significa que lo que había dibujado empezó a interesarme tanto como lo que todavía me quedaba por descubrir.

Simultáneamente ambición y desilusión.

Lo que de hecho veía era lo inadecuado, lo fragmentario y lo torpe que era mi dibujo.

Dibujado para ese momento:

lo visual es siempre el resultado de un encuentro irrepetible, momentáneo.

“Está pasando un minuto en la vida del mundo. Píntalo como es.” – Paul Cézanne

Objetividad es lo que queda cuando algo se acaba.

EL advenimiento del cine y la televisión significa que hoy definimos los dibujos (o las pinturas) como imágenes estáticas.

…, el instante se convirtió en lo máximo que se podía captar o preservar.

Un dibujo o una pintura presupone otra visión del tiempo.

La imagen fotografiada ha sido escogida para su conservación. La imagen dibujada contiene la experiencia de mirar. […] Un dibujo cuestiona sin prisa la apariencia de un suceso y, al hacerlo, nos recuerda que las apariencias son siempre una contrucción de la historia.

Una fotografía es estática porque ha detenido el tiempo. Un dibujo o una pintura son estáticos porque abarcan el tiempo.

Dibujar es mirar examinando la estructura de las apariencias.

Cada día vuelve un poco más la vida de mi padre al dibujo que tengo frente a mí.

Echar ramas:

El arte no sirve para explicar lo misterioso. Lo que hace el arte es facilitar que nos demos cuenta de ello. El arte descubre lo misterioso. Y cuando se percibe y se descubre, se hace todavía más misterioso.

Cuando las palabras se aplican a las artes visuales, tanto unas como otras pierden precisión. Punto muerto.

El diario de James Lavin:

(El artista) Necesita dos vidas. Y sobre todo, dominar la técnica del dibujo.

La fuerza del color no es nada comparada con la fuerza de la linea; la linea, que no existe en la naturaleza, pero que expone y demuestra lo tangible con mayor definición que la propia vista frente al objeto en cuestión.

Dibujar es conocer con la mano.

Creo que no le concedería dos vidas, le concedería tres.

TS 12 | Sillas, otra vez

La clase del viernes de la semana pasada consistió en su mayoría en dibujar sillas que producían sombras interesantes en una pared.

El trabajo de esta semana estaba relacionado con esto. De una de las fotos que tomáramos debíamos sacar las lineas maestras y las sombras en dos dibujos separados.

Una vez esto estuviera hecho, en un A4, pasamos a dibujar en 50×70.

El primer dibujo consistía en fijarse únicamente en las luces y las sombras, graduando la intensidad de luz y sombra según correspondiese y sin atender en ningún momento a las lineas maestras del dibujo.

El segundo dibujo, por el contrario, debíamos comenzarle dibujando, con regla, estas líneas maestras para luego sacar de ellas las correspondientes luces y sombras.

Dibujando sillas, sombras y palos

Clase del viernes 22 de noviembre

La clase del viernes varió considerablemente la linea de trabajo de la clase anterior.

Empezamos reflexionando, primero en grupos y luego todos juntos, sobre la lectura de semana del libro Sobre el dibujo y la película/documental La cueva de los sueños olvidados.

Estuvimos bastante tiempo exponiendo nuestras ideas y hablamos largo y tendido sobre las relaciones que lo que habíamos leído mantenía con el curso, además de muchos otros aspectos.

Inmediatamente después pasamos a dibujar y comenzamos con un entrenamiento antes de pasar a dibujar un modelo de sillas, palos y sombras.

Estos son mis dibujos:

Los entrenamientos no se corresponden con los dibujos. No están relacionados y sus referentes son totalmente diferentes.

Nuestra propia pequeña pedriza

CLASE J:21/10

La clase del jueves básicamente consistió en trabajar con nuestro collage. Obviamente, antes de nada, debíamos acabar de doblarlo y cortarlo. Y para ello, antes hicimos la práctica definitiva.

Cuando ya teníamos nuestro collage, sacamos nuestro móviles y los iluminamos buscando luces y sombras interesantes. Dibujamos nuestro collage. La clase quedó preciosa con los collages iluminados, una pena que pudiéramos sacar fotos

Con los collages iluminados hicimos un dibujo con conté en un 100×70.

El final de la clase lo dedicamos a probar distintas configuraciones de todos los collages unidos de forma que crearamos de nuevo otro horizonte para nuestra pedriza. Primero, todos los de clase y después, solo tres.

TS 11 | La cueva de los sueños olvidados

Tarea de semana 11. Segunda actividad

Otra de las tareas de semana que teníamos que hacer era ver la película La cueva de los sueños olvidados, sobre una cueva repleta de las pinturas paleolíticas más antiguas encontradas hasta el momento y conservadas de una manera excepcional. Tal es así que el acceso a la cueva para grabar las imágenes que conforman la película fue limitado, complejo y muy guiado. Menos mal, no obstante, que pudieron grabarlas ya que es impresionante ver los dibujos en las preciosas paredes de las cuevas.

Además de ver la película, para completar el trabajo, había que leer un breve capítulo del libro Sobre el dibujo (John Berger).

La película es interesante. Se cuentan cosas muy curiosas y datos que llaman la atención. Personalmente, me parece increíble cómo los arqueólogos pueden descubrir de forma tan precisa la enorme cantidad de datos que consiguen. Cómo los arqueólogos son capaces de reconocer quien ha pintado varias pinturas por cómo es su dedo meñique, cómo saber cuándo asociar los arañazos a cierto tipo de animal o incluso a un humano, cómo saberlo todo solo con mirar las paredes y las pinturas débiles en ellas.

Hace tiempo, cuando trabajamos en clase de DAI con sanguina, se me ocurrió compararlo con las pinturas rupestres de los hombres primitivos. Sin embargo, en ese momento no pensé que guardaran tanta relación como ahora. Leer en el capítulo, la idea que tenía John Berger sobre cómo los Cro-Magnon pintaban sintiendo los animales con el fin de hacerlos salir de la piedra en la que estaban contenidos, creo que ha hecho esa relación que yo ya hice todavía más fuerte.

No es tampoco la única similitud que encuentro con lo que hemos trabajado en clase. Los hombre primitivos pintaban en penumbra, guiados de forma muy clara e importante por el tacto y no tanto por la vista. Los dibujos se adaptaban a la roca en función de cómo el artista la sintiera. Además, los dibujos también muestran el movimiento y eso me recuerda a los primeros dibujos que hicimos con los ojos cerrados, en los que las lineas se movían porque nuestra cara se movía.

El libro y la película son interesantes, a medida que los leía/veía me venían varias ideas a la cabeza, en otros momentos mi cabeza se dispersaba, pero estas ideas, muchas se desvanecen y otras, menos, se quedan. Estas ya las he escrito, a excepción de dos que apunté porque realmente me parecieron interesantes. Cito del texto:

(Sobre los Cro-Magnons) No habían surgido en un planeta, sino que habían nacido en el seno de la vida animal. No eran ellos quienes guardaban y poseían a los animales: los dueños del mundo y del universo ilimitado que se extendía a su alrededor eran los animales.

El artista tenía un conocimiento absoluto y profundo de estos animales; sus manos podían visualizarlos en la oscuridad.

Con estas dos ideas, que flotan en mi cabeza, espero incitar más reflexiones.

TS 11 | Isidro Blasco

TAREA SEMANA 11

La tarea de esta semana consistía en visitar una exposición en el museo Lázaro Galdiano. Era una intervención de Isidro Blasco reinterpretando el espacio del mismo museo.

La primera actividad consistía en hacer tres dibujos: una planta, una sección y un dibujo desde un determinado punto de vista.

Los horarios eran un poco malos y no pude contar con más de una hora para hacer los dibujos, así que, si bien rápidos, intenté que transmitieran la mayor información posible de una forma precisa, pero al mismo tiempo esquemática.

Estos son mis tres dibujos:

A partir de esta visita a la exposición, la siguiente tarea consistía en fotografiar un espacio de nuestro entorno y, a la manera de Isidoro Blasco, diseñar nuestro propio espacio en una lámina bidimensional y en formato digital.

Esta sería mi habitación y pasillo a la manera de Isidro Blasco, hecho por mí:

Recreando la pedriza

CLASES 14 y 15 de noviembre

Durante estas dos clases continuamos con el collage de la pedriza, pero añadiendo un nuevo aspecto a nuestra creación: tridimensionalidad.

Empezamos recolocando el collage sobre nuestro cartón 100×70 hasta que obtuviéramos algo verdaderamente interesante. Entonces, lo pegamos a nuestro cartón.

También, al final de la clase del jueves cogimos una cartulina A4 y en ella, practicamos las dobleces y cortes que luego llevaríamos a nuestro cartón.

Para acabar, los últimos minutos de la clase del jueves los dedicamos a comentar los dibujos del cuaderno de viaje y empezamos, por grupos, una reflexion de los ojos de la piel que completaríamos en la siguiente clase.

El viernes, comenzamos con ella. Esta reflexión, muy interesante, desencadenó en mi otra reflexion personal que publiqué en la entrada: Sentir la pantalla.

Tras una hora, más o menos, retomamos nuestro collage y volvimos a practicar los cortes y dobleces en pequeña escala. Cuando ya más o menos conseguimos desenvolvernos en las cartulinas, pasamos al cartón 100×70 y fuimos cortando.

No nos dio tiempo a acabar en esta clase, pero el mío se quedó bastante avanzado. El próximo día lo acabaríamos.

Realmente disfruté esta actividad en particular. Las creaciones tridimensionales me encantan. Los papeles en dos dimensiones tienen sus desventajas y una de ellas es lo complicado que suele volverse representar algo tridimensional. Cuando realmente tienes algo con volumen delante de ti, desde mi punto de vista, se vuelve más interesante y divertido. Claro que el dibujo en dos dimensiones me sigue gustando y me encanta, pero no hay nada que pueda competir con algo que tiene volumen en la realidad…

Sentir la pantalla

Publicado también en: https://www.epicuro.es/es/news/80-cultura-y-buen-vivir/cine/758-sentir-la-pantalla-con-todos-los-sentidos-puestos-en-el-stop-motion#tx-comments

Tras la primera hora de la clase del viernes, mi cabeza rebosaba de ideas diferentes, así que durante estos días he decidido darle forma a estos pensamientos y escribir un pequeño texto relacionando entre sí dichas ideas y con el cine y la animación stop motion. Espero que sea interesante.

Sentir la pantalla

Una obra de arte fría, que no es capaz de transmitir emociones ni de hacernos sentir, no es lo mismo que aquella que sí es capaz. Somos seres humanos que sienten con los sentidos y que tienen emociones. Si una obra de arte es capaz de aludir a todo ello y ser bella en todos los sentidos sin centrarse exclusivamente en la vista, su calidad será mucho mayor que la de una simple obra de arte fría, exclusivamente visual. 

No por ello, ni mucho menos, una obra de arte fría dejará de ser bella. Los edificios del movimiento moderno de principios del siglo XX son bellos visualmente, aunque por otro lado parezcan incapaces de hacernos sentir algo más. 

Juhani Pallasmaa trata en su libro Los ojos de la piel la idea de que la vista ha ostentando la hegemonía de nuestro arte y cultura durante toda nuestra historia y sigue haciéndolo cada vez más. Además, recalca la importancia de considerar el resto de sentidos. En sus palabras: “la vista nos separa del mundo, mientras que el resto de sentidos nos une a él”. 

El cine en general trata de contarnos una historia a base de imágenes. Sin embargo, estas imágenes no serían nada si no fueran capaces de transmitirnos otras sensaciones que podamos sentir y experimentar con el resto de nuestros sentidos. Es cierto que una película nos llega a través de los ojos y los oídos, pero, del mismo modo en que una película sin sonido no sería capaz de llevarnos al lugar donde sucede la acción, una película tampoco provocaría el efecto deseado si no pudiese aludir a todos los sentidos cuando apareciera una deliciosa comida o un desagradable olor inundase la escena, haciéndonos sentir algo agradable con el gusto o algo repugnante con el olfato. 

En particular, la animación es uno de los géneros en los que todo esto es más difícil de conseguir y al mismo tiempo uno de los que más fácilmente nos permite jugar con nuestras emociones. En un proyecto de animación, el cineasta debe crear un mundo entero. Debe crear los escenarios, el aspecto de las ciudades, las casas, la naturaleza y de todos y cada uno de los personajes que aparezcan. Todos los planos son recreaciones ficticias, irreales de la realidad que en ocasiones tratan de reflejarla fielmente y en otras simplemente reinterpretarla. El creador de una animación tiene total libertad para hacernos sentir de formas muy variadas, puede jugar con diversas texturas, colores, materiales para crear su propia realidad. 

Pero no todos los tipos de animación son iguales, y no todos consiguen provocar el mismo efecto en el espectador. Sobre la arquitectura, Juhani Pallasmaa dice: “El ordenador crea una distancia entre el autor y el objeto. El dibujo a mano o la confección de maquetas colocan al proyectista en un contacto háptico con el objeto o el espacio”. Con el stop motion y la animación por ordenador sucede lo mismo.
En una película de stop motion, todo es construido a mano y esa sensación de realidad, de que lo que ves en la pantalla realmente existe en la realidad y no es un mundo totalmente digital que lo imite, es, simplemente, inigualable. 

No pretendo quitarle el mérito a la animación por ordenador, de ninguna de las maneras, pues es también un proceso altamente complejo y largo. Sin embargo, sí pretendo recalcar la capacidad de la animación stop motion de transmitir sensaciones que no son exclusivamente visuales solo con sus imágenes.

Las imágenes de una animación stop motion tienen texturas reales, texturas que alguien ha hecho a mano. La luz, si bien artificial, es real, no digital. Los personajes existen. Sus bocas se mueven porque alguien las está moviendo en cada fotograma. Y todo ello se siente. Se experimenta a través de los sentidos, y no solo se ve por los ojos pues también se toca a través de ellos. 

Porque el buen cine también se ve, se huele, se escucha, se degusta y se toca. 

Adrián González Rojas

TS 10 | Collage de la pedriza

Para el trabajo de semana esta vez teníamos que acabar de componer nuestro collage prácticamente definitivo sobre la pedriza. Ya podíamos recortar las imágenes para que nuestro horizonte quedara más interesante.

Con el collage hecho, el otro trabajo que había que hacer era llevar a cabo dos dibujos, uno vertical y otro horizontal, de dos fragmentos de el collage a la misma escala.

Horizontal

Vertical

Re-dibujando la PEDRIZA

Las clases del jueves 7 y viernes 8 de noviembre las dedicamos a trabajar sobre las fotografías que hicimos en la pedriza.

El jueves comenzamos colocando sobre un 100×70 diversas fotografías tratando de crear un nuevo horizonte y paisaje personalizado de la pedriza.

Rápidamente pasamos a hacer dibujos con pinceles siguiendo las técnicas que llevábamos tiempo practicando para luego, tras dos dibujos, cambiar de nuevo.

Nos fijamos en la obra de Palazuelo para continuar con nuestros dibujos centrados en las grietas y lineas maestras, además de las masas, independientes pero unidas.

La clase del viernes la comenzamos en un aula distinta, mucho más grande y lo primero que hicimos fue colocar nuestros dibujos del día anterior y nuestro collage de fotos en un hueco de la pared.

Lo siguiente que hicimos fue dibujar un cuadro de Mackintosh en nuestro cuaderno de bocetos y un detalle del mismo cuadro en el que tratamos de entender los patrones geométricos de las piedras que él había dibujado.

Ahora, teníamos que hacer nosotros esos patrones geométricos y empezamos con el cuaderno de bocetos. Fue difícil, ninguno conseguíamos capturar la esencia de la actividad y a mí me costó cuatro bocetos conseguir uno que estuviese mejor que el resto.

Entonces sí que pasamos al 100×70, en el que plasmamos esa porción de nuestro collage siguiendo las ideas de patrones geométricos en los dibujos de Mackintosh.

Hicimos dos dibujos que nos arrebataron todo el tiempo restante de la clase.

Los dibujos anteriores, personalmente, me encantan. Creo que son de los dibujos que he hecho durante el curso que más me gustan. Y también creo que tengo debilidad por el carboncillo mezclado con técnica seca. No se si los objetivos estarán bien conseguidos, pero el resultado me encanta y el proceso, también.

Y creo que es necesaria una aclaración: Por lo general prefiero dibujar a partir de la realidad en vivo y no en fotografías. Sin embargo estos ejercicios componen una excepción ya que no solo esas fotografías eran mías, sino que con ellas estábamos creando nuestra propia realidad. Así que esto, sí que me gusta y divierte.

Así acabamos la semana, con cosas bastante novedosas y, al parecer, muy complicadas de conseguir, pero sin haber tenido tiempo de reflexionar sobre los trabajos de semana.