TS 9 | Los ojos de la piel

Breve reflexión sobre las ideas del libro de Juhani Pallasmaa

He de decir que estoy de acuerdo con las ideas que expone este libro. La vista ha sido el sentido predominante en nuestra cultura desde hace demasiado tiempo y no hacemos sino darle cada vez más importancia, tanto en el arte como en las nuevas tecnologías. Sin embargo no es el único, y una obra de arte que no aluda a más sentidos que la vista, se queda pobre.

A medida que leía el libro he sacado muchas ideas que me han parecido muy interesantes. Entre todas ellas, he puesto en negrita las más importantes (o las que yo considero como tales), pero he dejado todas las que me han llamado la atención, aunque sean unas cuantas.

Con el sentido del tacto somos capaces de distinguir colores y texturas, pero también de sentirlo todo. El tacto es el padre del resto de los sentidos.

El ordenador crea una distancia entre el autor y el objeto. El dibujo a mano o la confección de maquetas colocan al proyectista en un contacto háptico con el objeto o el espacio.

El mundo del ojo hace que vivamos en un presente aplanado por la velocidad y la simultaneidad. Las imágenes virtuales se han convertido en mercancía.

El hombre no siempre ha estado dominado por la vista.

La vista nos separa del mundo, mientras que el resto de sentidos nos une a él.

Con la pérdida de la tactilidad, las dimensiones y los detalles fabricados para el cuerpo humano -y particularmente por la mano-, los edificios pasan a ser repulsivamente planos, de bordes afilados, inmateriales y afilados.

La arquitectura es esencialmente una extension de a naturaleza en el reino artificial que facilita el terreno para la percepción y el horizonte de la experiencia y comprensión del mundo.

La arquitectura implica varios ámbitos de la experiencia sensorial que interactúan y se fusionan uno con el otro.

La vision revela lo que el tacto ya conoce.

El ojo controla, inspecciona e investiga, mientras que el tacto se acerca y acaricia.

Un espacio arquitectónico encuadra, detiene, fortalece y concreta nuestros pensamientos e impide que se pierdan.

El mundo se refleja en el cuerpo y el cuerpo se proyecta en el mundo.

La imaginación y la ensoñación se estimulan mediante la luz tenue y la sombra.

La vista aísla mientras que el sonido incluye; la vista es direccional mientras que el sonido es omnidireccional.

La vista es el sentido del observador solitario, mientras que el oido crea una sensación de contacto y solidaridad.

Una experiencia arquitectónica potente silencia todo el ruido exterior, centra nuestra atención sobre nuestra propia experiencia y, como ocurre con el arte, nos hace ser más conscientes de nuestra soledad esencial.

Un olor particular nos hace volver a entrar sin darnos cuenta en un espacio completamente olvidado por la minoría retiniana; las ventanas de la nariz despiertan una imagen olvidad y caemos en una vívida ensoñación.

La piel lee la textura, el peso, la densidad y la temperatura de la materia.

La experiencia del hogar es esencialmente una experiencia de calidez íntima.

Una pieza de arquitectura no debería volverse transparente en sus intenciones utilitarias y racionales; tiene que mantener su secreto y misterio impenetrables con el fin de prender nuestra imaginación y nuestras emociones.

La arquitectura inicia, dirige y organiza el comportamiento y el movimiento.

…”espaciar” en lugar de “espacio” y “temporizar” en lugar de “tiempo”…

Contemplamos, tocamos, escuchamos y medimos el mundo con toda nuestra existencia corporal, y el mundo experiencial pasa a organizarse y articularse alrededor del centro del cuerpo.

Las ciudades de los cineastas, construidas de fragmentos momentáneos, nos envuelven con todo el vigor de las ciudades reales.

La verdadera medida de las cualidades de una ciudad la da el que uno pueda imaginarse enamorándose de ella. (Me encanta)

La arquitectura es el arte de la reconciliación entre nosotros y el mundo y esta mediación tiene lugar a través de los sentidos.

Todas estas ideas son las que yo he sacado como principales.

Leer este libro, además, me ha abierto, por así decir, a otra forma de pensar y a la realidad. En realidad nunca me había parado a pensar implícitamente que nuestro mundo da demasiada importancia a la vista y deja de lado el resto de sentidos.

Me ha hecho reflexionar y me he dado cuenta de una cosa. A mí me encanta el stop motion, y el stop motion es una de las animaciones más artesanales que existen. En ellas puedes sentir las manos de los animadores y artistas que han hecho posible que todo el material final exista. No tiene nada que ver con una animación por ordenador que son imágenes virtuales que tan solo aluden a la vista. Con el stop motion sientes la película y eso es algo que siempre me ha encantado y atraído muchísimo. O al menos es como yo me siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s