Training enero 2020

1 – Ensayo fotográfico | FRAGMENTOS

Una actividad de este entrenamiento era visitar un lugar abandonado, en ruinas… maquinaria en desuso… cerca de nosotros.

En mi barrio/ciudad, no hay lugares abandonados y los escombros no duran lo suficiente como para retratarlos en un ensayo, así que en mi caso tuve que salir más lejos para encontrar lo que buscaba. Investigando, di con la existencia de unas piedras amontonadas que provenían de una iglesia que había en Sol (Madrid) en medio del campo.

Las visité y me sorprendí. Era algo diferente y extraño. Cuando pensamos en ruinas, nuestra cabeza se va a los restos de un edificio en su colocación original si bien totalmente derruido, pero estos eran los restos de un edificio que jamás había estado allí.

Dispersos, descolocados, fracturados, rotos, colonizados por la naturaleza, estos fragmentos de una iglesia se repartían caóticamente al rededor de varios árboles en medio de la nada.

Tras dos visitas y las notas correspondientes compuse las quince mejores fotografías en un A3 para montar este ensayo fotográfico que debíamos hacer.

La colocación de las fotografías está cuidada en todos los sentidos y el resultado final tiene varias lecturas. Se recomienda fijarse primero en la única foto marcada de forma diferente.

En una primera fila están colocadas las fotografías que aluden a cómo los fragmentos estaban descolocados, destartalados, tirados en medio del campo. La segunda fila la forman piedras fracturadas, rotas, destrozadas que llegan hasta el punto de poder confundirse con piedras que el hombre jamás ha manipulado. En la cuadrícula central de la mitad inferior están las fotografías que muestran detalles de fragmentos que han sido colonizados por la naturaleza, dónde el musgo se está apoderando de los detalles de la iglesia, de la decoración y la naturaleza, junto a las piedras, crean nuevos lugares de ensueño cuando se fotografían a esta escala. Por último, están las tres fotos restantes de mayor tamaño. Estas son las fotos más sugerentes, oníricas, raras, diferentes e interesantes que tomé y sirven como sugerencias trasversales a las tres clasificaciones anteriores en todo momento.

Este es el foto-ensayo en A3:

2 – Bocetos | 12 DIBUJOS

Organizados de más reciente a más antiguos. Los dibujos se organizan en filas por días. Los dibujos de la misma fila fueron realizados el mismo día.

3 – Baño de bosque | DIBUJOS

Todos ellos fueron realizados en el mismo día. El orden en que se muestran no tiene por qué coincidir con el orden en el que los dibujos fueron realizados. En total, se llevaron a cabo 12 dibujos.

4 – Documental crisis climática | DEMAIN

En muy poco tiempo, tanto la temperatura como la población del planeta han aumentado demasiado (cada una de forma relativa). El que vivimos ahora es un momento crítico para l humanidad y debemos asegurarnos de NO PODER volver a decir que nos vamos a quedar sin planeta, que no hay planeta B, etc. porque no vuelva a ser necesario.

Hay un momento del documental en el que se dice que los humanos somos muy buenos imaginando y creando situaciones y sociedades ficticias en las películas, libros, etc. sobre nuestro planeta futuro azotado por catástrofes; pero no parecemos por otro lado, capaces de ofrecer una historia en la que gracias a ciertos cambios conseguimos evitar el desastre y conservar nuestro planeta mucho menos, en crear esos pequeños cambios, esas soluciones imprescindibles. Y parece verdad, desde luego, solo hay que ver el panorama de la cartelera cinematográfica de las últimas dos décadas.

Es por lo que me encanta ver cómo en este documental el foco no se pone en lo desastrosos que serán las consecuencias sino en las soluciones que se ofrecen y como capaces de llevar a cabo. El documental organiza en cinco capítulos los múltiples aspectos y contenidos que aborda: agricultura, energía, economía, democracia y educación.

Empecemos por la agricultura (aunque se hable de la comida en general, también). Resulta que vivimos totalmente en un engaño (por lo menos yo lo hacía): la agricultura industrial NO es rentable. En ningún sentido, no es ni buena para el medio ambiente, ni realmente productiva y es que así lo demuestra un excelente estudio de investigación que consigue determinar que una pequeña granja donde se trabaja manualmente y se cultivan muchas variedades de cultivos de forma totalmente ecológica es considerablemente más rentable que las productoras industriales de alimentos. Ahora, si esto se ha demostrado, solo con pensar que sigue habiendo tanta agricultura industrial perjudicial me hierve la sangre.

Una física india apunta algo así como que cuántas granjas va a hacer falta destruir antes de destrozar la agricultura.

Pero claro, está siempre la cuestión del omnipresente tema del dinero y del poder.

Dejando este razonamiento que no le sienta bien a mis venas, me alegra, por otro lado, ver que cada vez hay más gente consciente de que la agroculture y la permacultura no solo son viables sino mejores soluciones y que existen iniciativas como incredible edible.

En el documental también se habla de que estamos cambiando el vital ciclo del agua provocando catástrofes naturales indeseables. El agua es la base de la vida en la Tierra. Este cambio o alteración es uno de los motivos por los que estamos llegando a un punto en el que la sexta extinción masiva de vida sea inevitable.

Sin embargo, hay propuestas que ayudan a evitar cosas de este tipo. Por ejemplo, los techos verdes. Algo que me encantaría añadir a los diseños de mis edificios siempre que sea posible.

Quiero destacar en este punto el caso de la ciudad “Zero Waste” de San Francisco, donde mediante medidas legislativas han conseguido reciclar el 80% de la basura y crear con los desechos orgánicos un codiciado abono excelente para revitalizar los suelos californianos. Una iniciativa que, de nuevo, no se por qué no está siendo aplicada en el resto del mundo.

Sigamos con la energía hora. Por favor: adiós al petróleo y a los fósiles de una vez. Somos tan listos que hemos encontrado formas de producir energía que, por lo menos, son más ecológicas (aunque también conlleven sus problemas –no comentados en el documental).

En el documental se habla de ciudades que pretenden será 100% verdes como Copenhague o Islandia entera. Esto me llena de alegría. Y espero que dentro de poco todas las ciudades y paises tengan las mismas intenciones, pues sí es posible.

Pasemos a hablar de economía. He de admitir que en este momento, tomando notas, la cabeza empezaba a “dolerme” o, al menos, darme vueltas solo cono pensar en el concepto abstracto, caótico, inexistente, vacío y lioso que tengo de la economía en general. Más aun hablando de divisas, cómo se crea el dinero y todo de lo que hablaban en el documental. No obstante, sí que soy capaz de sentir mariposas en el estómago -sí, mariposas, o eso creo- al oír hablar de medidas tan geniales, creativas, regenerativas, bondadosas, confiadas, sociales… como el empleo de una moneda ficticia que ayuda al comercio local.

Pero, hablemos ya de democracia. Un tema super interesante y una palabra que hemos dejado de usar con propiedad. La gente ya no siente que está siendo representada en una democracia justa, el sistema… ¿funciona de verdad? Déjeme decirle que son los políticos elegidos por nosotros quienes no parecen querer tomar las medidas importantes necesarias como la emergencia climática, contra todo los sucesos irreversibles que acabarán con nuestro planeta.

La doctora física que ya ha aparecido en esta reflexión comentó en este punto algo con lo que no podría estar más de acuerdo –cuando escuche su intervención no tenía más que ganas de abrazar a esa mujer– y dijo así como que hay dos leyes realmente importantes: una, la ley de la naturaleza a la que debemos mantener en orden; otra, la ley de los derechos humanos. Cuando no se soportan, respetan o tienen en cuenta cualquiera de las dos, entonces el sistema no funciona de verdad.

Otra intervención del documental en este momento aproximadamente hablaba sobre otra idea interesante, sobre cómo solo conocemos la elección como sistema de representación democrático cuando también existen otros igualmente válidos o complementarios. Recursos como el sorteo que podemos ver empleado en tribunales franceses, americanos o belgas.

Por último ya, llegamos a uno de mis temas preferidos en todo momento: la educación. Es algo, sin duda, imprescindible en cualquier sociedad y que debemos tener en cuenta en todo momento. Cuando en el documental comenzaron a comentar la educación en Finlandia, no podía sino morirme del gusto con cada intervención. Un sistema de confianza, sin exámenes nacionales para clasificar a los alumnos ni inspectores, que se centra en aprender de muchas formas, donde los profesores son cercanos y el castigo no se contempla como una opción, donde se APRENDE A APRENDER para estar preparados en la siguiente etapa que la vida les depare a los alumnos… ¿Hace falta acaso añadir algo más?

En resumen, las dos horas de documental me han sorprendido en el mejor de los sentidos. Me han entrado ganas de llorar de rabia y alegría, me ha hervido la sangre, me ha dolido la cabeza y se me ha hecho la boca agua. Sin duda alguna, es un documental para no perderse.