Tiempo + Espacio + Cuerpos | Volumen III

En la clase de este jueves 20 de febrero (hoy) hemos hecho una de los actividades que, hasta la fecha, más me han gustado, complacido y llenado en DAI.

Puede que al final estuviera algo desconectado de esta realidad, algo distante, extasiado, lejano, fuera de este mundo, demasiado metido en mi, demasiado distraído estando concentrado al mismo tiempo, pero es lo que me sucede cuando hacemos actividades de esta clase. Bajo ningún concepto, se debe asociar mi seriedad a una falta de disfrute –sentía la necesidad de aclarar esto.

Para tener una idea general, la clase de hoy, siguiendo el hilo de las clases anteriores, la hemos dedicado a movernos por el espacio. Hoy, tras un breve calentamiento lo hemos hecho mediante la disociación de distintas articulaciones de nuestro cuerpo: manos, codos, hombros y caderas. Con cada una hemos aprendido una ‘nota‘ y añadiendo varios ‘silencios‘ (paradas en la vertical, en equilibrio, en cuclillas), hemos ido creando una partitura gestual y espacial en la que nuestros cuerpos dejaban sus rastros. Primero con notas iguales, luego mezclando todo, haciendo una partitura muchísimo más rica e interesante.

Así, todos juntos, saliendo y entrando, escuchando campanas, sintiendo el espacio, separándonos de la percepción habitual del tiempo, expandiendo el tiempo para colonizar el espacio, centrándonos en nuestra respiración… Así hemos creado un movimiento conjunto precioso y hemos provocado (por lo menos en mí) una tremenda sensación de plenitud, tranquilidad, armonía, alegría, pero al mismo tiempo, concentración, seriedad y belleza (sin necesidad de preocuparse por tal, sino por el resultado de la despreocupación de la belleza, de hecho) que ha inunda la sala entera y ha llenado mi cuerpo.

Estos momentos, ahora que los rememoro, tras unas horas de digestión consciente y provocada llegan incluso a emocionarme. Siento en mí una plenitud y unas ganas de reptiles iguales a las ganas que tengo de abrazar a Wes Anderson (director de cine) cuando veo sus películas. La sensación es muy muy similar. Y es una sensación que me encantaría poder describir con palabras más precisas, pero no encuentro el modo.

Cuando, tras el entrenamiento de hoy, se nos ha pedido comentar lo que habíamos sentido, para mí era imposible comentar nada. En el estado en el que me encontraba, las palabras apenas querían salir de mi boca y mucho menos aquellas que realmente expresarían aquello que siento, pues me llego a cuestionar si existen. Y si lo hacen, estoy ansioso por encontrarlas, porque algo así debe de quedar por escrito.

Me encantaría poder repetir esta actividad más veces, o si no, algo parecido. Moverse libremente por el espacio, cuando dispones uno que realmente te lo permite, es algo fantástico.

Ya para terminar, otro de los motivos por los que creo que una actividad de esta clase me ha gustado es también porque me ha recordado constantemente a las actividades que hacía cuando iba a clase de mimo, en las que realizábamos rutinas similares (más centradas en un espectáculo que en una arquitectura, y por tanto más teatralizadas, pero similares a fin de cuentas) y volver a esta época, que ya hacía tiempo que no trabajaba es algo que durante este último mes me ha encantado y agradezco muchísimo.

Quiero ser así de libre más tiempo y no estar tan limitado. ¿Es tan complicado dar rienda suelta a la creatividad de un modo así? ¿Por qué no lo hacemos más a menudo?

2 comentarios en “Tiempo + Espacio + Cuerpos | Volumen III”

  1. Gracias por intentar contarlo. Me alegro mucho de todo esto que cuentas. Ese estado, esa falta de camisa de fuerza que describes es lo más preciado que existe (en un cierto plano de la realidad). Más allá no existe nada más luminoso, así que haberlo experimentado es ya enorme, ya sabes dónde se está en la gloria. Yo solo solo he encontrado en la danza, a veces también en el hacer música, en el cantar (estar en el cuerpo siempre), pero lo interesante es que enesencia es una sensacion que podríamos calificar de arquitectónica. Siento que comparte todas las dimenciones de lo arquitectónico y además permite sentirlo todo más intensamente. Si has reconocido eso ya tienes mucho trecho andado para desmontar los mitos de los que es o no es arquitectura. Luego poder llevar ese estado al hacer arquitectura, a pensarla, crearla, o habitarla … no siempre es fácil. Para mi es un intento de aproximación constante, no siempre satifactorio, pero en ese acercamiento se puede construir algo singular, algo propio…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s